Ativan

Anonim

Ativan ®
(lorazepam) Tabletas

DESCRIPCIÓN

Ativan (lorazepam), un agente contra la ansiedad, tiene la fórmula química, 7-cloro-5- ( o- clorofenil) -1, 3-dihidro-3-hidroxi-2 H -1, 4-benzodiazepin-2-ona:


C 15 H 10 Cl 2 N 2 O 2 MW: 321.16

Es un polvo casi blanco casi insoluble en agua. Cada tableta de Ativan (lorazepam), que se tomará por vía oral, contiene 0, 5 mg, 1 mg o 2 mg de lorazepam. Los ingredientes inactivos presentes son lactosa monohidrato, estearato de magnesio, celulosa microcristalina y polacrilina de potasio.

INDICACIONES

Ativan (lorazepam) está indicado para el tratamiento de los trastornos de ansiedad o para el alivio a corto plazo de los síntomas de ansiedad o ansiedad asociados con los síntomas depresivos. La ansiedad o tensión asociada con el estrés de la vida cotidiana generalmente no requiere tratamiento con un ansiolítico.

La efectividad de Ativan (lorazepam) en el uso a largo plazo, es decir, más de 4 meses, no ha sido evaluada por estudios clínicos sistemáticos. El médico debe volver a evaluar periódicamente la utilidad del medicamento para el paciente individual.

DOSIFICACIÓN Y ADMINISTRACIÓN

Ativan (lorazepam) se administra por vía oral. Para obtener resultados óptimos, la dosis, la frecuencia de administración y la duración de la terapia deben individualizarse según la respuesta del paciente. Para facilitar esto, están disponibles tabletas de 0.5 mg, 1 mg y 2 mg.

El rango habitual es de 2 a 6 mg / día administrado en dosis divididas, la mayor dosis se toma antes de acostarse, pero la dosis diaria puede variar de 1 a 10 mg / día.

Para la ansiedad, la mayoría de los pacientes requieren una dosis inicial de 2 a 3 mg / día dada la oferta o el tid

Para el insomnio debido a la ansiedad o al estrés situacional transitorio, se puede administrar una sola dosis diaria de 2 a 4 mg, generalmente al acostarse.

Para pacientes ancianos o debilitados, se recomienda una dosis inicial de 1 a 2 mg / día en dosis divididas, para ajustar según sea necesario y tolerado.

La dosis de Ativan (lorazepam) se debe aumentar gradualmente cuando sea necesario para ayudar a evitar los efectos adversos. Cuando se indica una dosificación más alta, la dosis nocturna debe aumentarse antes de las dosis diurnas.

CÓMO SUMINISTRADO

Los comprimidos de Ativan® (lorazepam) están disponibles en las siguientes concentraciones de dosis:

Tableta de 0, 5 mg, blanca, de cinco lados (forma de escudo) con una "A" levantada en un lado y "BPI" y "63" impresa en el reverso. NDC 0187-0063-01 - Botellas de 100 tabletas; NDC 0187-0063-50 - Botellas de 500 tabletas; NDC 0187-0063-10 - Botellas de 1000 tabletas

Tableta de 1 mg, blanca, de cinco lados (forma de escudo) con una "A" levantada en un lado y "BPI" y "64" impresa en el reverso anotado. NDC 0187-0064-01 - Botellas de 100 tabletas; NDC 0187-0064-50 - Botellas de 500 tabletas; NDC 0187-0064-10 - Botellas de 1000 tabletas.

Tableta de 2 mg, blanca, de cinco lados (pentágono rectangular) con una "A" elevada e impresa "2" en un lado y "BPI" y "65" impresa en el reverso anotado. NDC 0187-0065-01 - Botellas de 100 tabletas; NDC 0187-0065-50 - Botellas de 500 tabletas; NDC 0187-0065-10 - Botellas de 1000 tabletas.

Botellas :

Mantener bien cerrado.

Almacenar a 25 ° C (77 ° F); excursiones permitidas a 15 ° -30 ° C (59 ° - 86 ° F)

(ver USP temperatura ambiente controlada).

Dispense en un recipiente hermético.

EFECTOS SECUNDARIOS

La mayoría de las reacciones adversas a las benzodiazepinas, incluidos los efectos sobre el SNC y la depresión respiratoria, dependen de la dosis, y se producen efectos más graves con dosis altas.

En una muestra de aproximadamente 3.500 pacientes tratados por ansiedad, la reacción adversa más frecuente a Ativan (lorazepam) fue la sedación (15.9%), seguida de mareos (6.9%), debilidad (4.2%) e inestabilidad (3.4%). La incidencia de sedación e inestabilidad aumentó con la edad.

Otras reacciones adversas a las benzodiazepinas, incluido el lorazepam, son fatiga, somnolencia, amnesia, deterioro de la memoria, confusión, desorientación, depresión, desenmascaramiento de la depresión, desinhibición, euforia, ideación / intento suicida, ataxia, astenia, síntomas extrapiramidales, convulsiones / convulsiones, temblor, vértigo, función ocular / alteración visual (incluida diplopía y visión borrosa), disartria / dificultad para hablar, cambio en la libido, impotencia, disminución del orgasmo; dolor de cabeza, coma; depresión respiratoria, apnea, empeoramiento de la apnea del sueño, empeoramiento de la enfermedad pulmonar obstructiva; síntomas gastrointestinales que incluyen náuseas, cambio en el apetito, estreñimiento, ictericia, aumento de la bilirrubina, aumento de las transaminasas hepáticas, aumento de la fosfatasa alcalina; reacciones de hipersensibilidad, reacciones anafilactoides; síntomas dermatológicos, reacciones alérgicas de la piel, alopecia; SIADH, hiponatremia; trombocitopenia, agranulocitosis, pancitopenia; hipotermia; y manifestaciones autonómicas.

$config[ads_text5] not found

Pueden ocurrir reacciones paradójicas, que incluyen ansiedad, excitación, agitación, hostilidad, agresión, ira, alteraciones del sueño / insomnio, excitación sexual y alucinaciones. Pueden ocurrir pequeñas disminuciones en la presión arterial y la hipotensión, pero generalmente no son clínicamente significativas, probablemente relacionadas con el alivio de la ansiedad producida por Ativan (lorazepam). Para informar de REACCIONES ADVERSAS SOSPECHADAS, comuníquese con Valeant Pharmaceuticals North America LLC al 1-800-321-4576 o con la FDA al 1-800-FDA-1088 o visite www.fda.gov/medwatch.

INTERACCIONES CON LA DROGAS

Las benzodiazepinas, incluido Ativan (lorazepam), producen un aumento de los efectos depresores del SNC cuando se administran con otros depresores del SNC como alcohol, barbitúricos, antipsicóticos, sedantes / hipnóticos, ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos narcóticos, antihistamínicos sedantes, anticonvulsivos y anestésicos.

$config[ads_text6] not found

El uso concomitante de clozapina y lorazepam puede producir una marcada sedación, salivación excesiva, hipotensión, ataxia, delirio y paro respiratorio.

La administración simultánea de lorazepam con valproato da como resultado un aumento de las concentraciones plasmáticas y una reducción del aclaramiento de lorazepam. La dosificación de lorazepam debe reducirse a aproximadamente 50% cuando se administra conjuntamente con valproato.

La administración concurrente de lorazepam con probenecid puede dar como resultado un inicio más rápido o un efecto prolongado del lorazepam debido a una semivida aumentada y una depuración total disminuida. La dosis de lorazepam debe reducirse en aproximadamente un 50% cuando se administra conjuntamente con probenecid.

Los efectos de probenecid y valproato sobre lorazepam pueden deberse a la inhibición de la glucuronidación.

La administración de teofilina o aminofilina puede reducir los efectos sedantes de las benzodiazepinas, incluido el lorazepam.

ADVERTENCIAS

La depresión preexistente puede surgir o empeorar durante el uso de benzodiazepinas, incluido lorazepam. Ativan (lorazepam) no se recomienda en pacientes con un trastorno depresivo primario o psicosis.

El uso de benzodiazepinas, incluido el lorazepam, ambos usados ​​solos y en combinación con otros depresores del SNC, puede conducir a una depresión respiratoria potencialmente mortal. (Ver las INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS ).

El uso de benzodiazepinas, incluido lorazepam, puede provocar dependencia física y psicológica. Al igual que con todos los pacientes con medicamentos depresores del SNC, los pacientes que reciben lorazepam deben ser advertidos de no operar maquinaria peligrosa o vehículos de motor y su tolerancia al alcohol y otros depresores del sistema nervioso central disminuirá.

Dependencia física y psicológica

El uso de benzodiazepinas, incluido el lorazepam, puede provocar dependencia física y psicológica. El riesgo de dependencia aumenta con dosis más altas y uso a más largo plazo y se incrementa aún más en pacientes con antecedentes de alcoholismo o abuso de drogas o en pacientes con trastornos significativos de la personalidad. El potencial de dependencia se reduce cuando se usa lorazepam a la dosis adecuada para el tratamiento a corto plazo. Las personas propensas a las adicciones (como los drogadictos o alcohólicos) deben estar bajo vigilancia cuidadosa cuando reciben lorazepam u otros agentes psicotrópicos.

En general, las benzodiazepinas deben recetarse solo por períodos cortos (p. Ej., De 2 a 4 semanas). La extensión del período de tratamiento no debe tener lugar sin la reevaluación de la necesidad de continuar la terapia. No se recomienda el uso continuo a largo plazo del producto. Los síntomas de abstinencia (p. Ej., Insomnio de rebote) pueden aparecer después del cese de las dosis recomendadas después de tan solo una semana de tratamiento. Se debe evitar la interrupción brusca del producto y se debe seguir un programa gradual de disminución de la dosis después de la terapia prolongada.

La interrupción brusca del tratamiento puede ir acompañada de síntomas de abstinencia. Los síntomas informados después de la interrupción de las benzodiazepinas incluyen dolor de cabeza, ansiedad, tensión, depresión, insomnio, inquietud, confusión, irritabilidad, sudoración, fenómenos de rebote, disforia, mareos, desrealización, despersonalización, hiperacusia, entumecimiento / hormigueo de las extremidades, hipersensibilidad a la luz, ruido, y contacto físico / cambios perceptuales, movimientos involuntarios, náuseas, vómitos, diarrea, pérdida del apetito, alucinaciones / delirio, convulsiones / convulsiones, temblor, calambres abdominales, mialgia, agitación, palpitaciones, taquicardia, ataques de pánico, vértigo, hiperreflexia, cortocircuito pérdida de memoria de término e hipertermia. Las convulsiones / convulsiones pueden ser más comunes en pacientes con trastornos convulsivos preexistentes o que están tomando otros medicamentos que disminuyen el umbral convulsivo, como los antidepresivos.

Existe evidencia de que la tolerancia se desarrolla a los efectos sedantes de las benzodiazepinas.

Lorazepam puede tener potencial de abuso, especialmente en pacientes con antecedentes de abuso de drogas y / o alcohol.

PRECAUCIONES

En pacientes con depresión, debe tenerse en cuenta la posibilidad de suicidio; las benzodiazepinas no deben usarse en tales pacientes sin una terapia antidepresiva adecuada.

Lorazepam debe usarse con precaución en pacientes con una función respiratoria comprometida (p. Ej., EPOC, síndrome de apnea del sueño).

Los pacientes ancianos o debilitados pueden ser más susceptibles a los efectos sedantes del lorazepam. Por lo tanto, estos pacientes deben ser monitoreados con frecuencia y tener su dosis ajustada cuidadosamente de acuerdo con la respuesta del paciente; la dosis inicial no debe exceder los 2 mg.

Se han informado ocasionalmente reacciones paradójicas durante el uso de benzodiazepinas. Tales reacciones pueden ser más frecuentes en niños y ancianos. Si esto ocurre, el uso del medicamento debe suspenderse.

Deben observarse las precauciones usuales para tratar a pacientes con insuficiencia renal o función hepática. Como con todas las benzodiazepinas, el uso de lorazepam puede empeorar la encefalopatía hepática; por lo tanto, lorazepam debe usarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática grave y / o encefalopatía. La dosis para pacientes con insuficiencia hepática severa debe ajustarse cuidadosamente de acuerdo con la respuesta del paciente; dosis más bajas pueden ser suficientes en tales pacientes.

En pacientes con trastornos gastrointestinales o cardiovasculares que coexisten con la ansiedad, se debe tener en cuenta que lorazepam no ha demostrado ser un beneficio significativo en el tratamiento del componente gastrointestinal o cardiovascular.

La dilatación esofágica se produjo en ratas tratadas con lorazepam durante más de un año a 6 mg / kg / día. La dosis sin efecto fue de 1.25 mg / kg / día (aproximadamente 6 veces la dosis terapéutica humana máxima de 10 mg por día). El efecto fue reversible solo cuando el tratamiento se retiró dentro de los dos meses posteriores a la primera observación del fenómeno. El significado clínico de esto es desconocido. Sin embargo, el uso de lorazepam durante períodos prolongados y en pacientes geriátricos requiere precaución, y debe haber un control frecuente de los síntomas de la enfermedad del tracto gastrointestinal superior.

No se ha establecido la seguridad y eficacia de Ativan (lorazepam) en niños menores de 12 años.

Pruebas esenciales de laboratorio

Algunos pacientes en Ativan (lorazepam) han desarrollado leucopenia, y algunos han tenido elevaciones de LDH. Al igual que con otras benzodiazepinas, se recomiendan los recuentos sanguíneos periódicos y las pruebas de función hepática para pacientes con terapia a largo plazo.

Carcinogénesis y mutagénesis

No se encontraron pruebas de potencial carcinogénico en ratas durante un estudio de 18 meses con Ativan (lorazepam). No se han realizado estudios con mutagénesis.

El embarazo

Los estudios reproductivos en animales se realizaron en ratones, ratas y dos cepas de conejos. Se observaron anomalías ocasionales (reducción de tarsales, tibia, metatarsianos, miembros malrotados, gastrosquisis, cráneo malformado y microftalmia) en conejos tratados con fármaco sin relación con la dosificación. Aunque todas estas anomalías no estaban presentes en el grupo de control concurrente, se informó que ocurrieron aleatoriamente en los controles históricos. A dosis de 40 mg / kg y superiores, hubo evidencia de reabsorción fetal y aumento de la pérdida fetal en conejos que no se observó a dosis más bajas.

La importancia clínica de los hallazgos anteriores no se conoce. Sin embargo, en varios estudios se ha sugerido un mayor riesgo de malformaciones congénitas asociadas con el uso de tranquilizantes menores (clordiazepóxido, diazepam y meprobamato) durante el primer trimestre del embarazo. Debido a que el uso de estos medicamentos rara vez es una cuestión de urgencia, se debe evitar el uso de lorazepam durante este período. Debe considerarse la posibilidad de que una mujer en edad fértil pueda estar embarazada en el momento de la institución de la terapia. Se debe advertir a las pacientes que si quedan embarazadas, deben comunicarse con su médico sobre la conveniencia de suspender el medicamento.

En los seres humanos, los niveles en sangre obtenidos de la sangre del cordón umbilical indican una transferencia placentaria de lorazepam y lorazepam glucurónido. Se informó que los bebés de madres que ingirieron benzodiazepinas durante varias semanas o más antes del parto tenían síntomas de abstinencia durante el período postnatal. Se han informado síntomas como hipoactividad, hipotonía, hipotermia, depresión respiratoria, apnea, problemas de alimentación y respuesta metabólica alterada al estrés por frío en recién nacidos de madres que han recibido benzodiazepinas durante la última fase del embarazo o en el momento del parto.

Madres lactantes

Lorazepam se ha detectado en la leche materna humana; por lo tanto, no se debe administrar a mujeres que amamantan, a menos que el beneficio esperado para la mujer supere el riesgo potencial para el bebé.

La sedación y la incapacidad para mamar se han producido en recién nacidos de madres lactantes que toman benzodiazepinas. Los bebés de madres que amamantan deben ser observados por sus efectos farmacológicos (incluyendo sedación e irritabilidad).

Uso geriátrico

Los estudios clínicos de Ativan generalmente no fueron adecuados para determinar si los sujetos de 65 años o más responden de manera diferente que los sujetos más jóvenes; sin embargo, se observó que la incidencia de sedación e inestabilidad aumentaba con la edad (ver REACCIONES ADVERSAS ).

La edad no parece tener un efecto significativo sobre la cinética del lorazepam (ver FARMACOLOGÍA CLÍNICA ).

Se deben considerar las circunstancias clínicas, algunas de las cuales pueden ser más comunes en los ancianos, como insuficiencia hepática o renal. No se puede descartar una mayor sensibilidad (p. Ej., Sedación) de algunas personas mayores. En general, la selección de dosis para un paciente anciano debe ser prudente, y dosis más bajas pueden ser suficientes en estos pacientes (ver DOSIFICACIÓN Y ADMINISTRACIÓN ).

SOBREDOSIS

En la experiencia posterior a la comercialización, la sobredosis con lorazepam se ha producido predominantemente en combinación con alcohol y / u otras drogas. Por lo tanto, en el manejo de la sobredosis, debe tenerse en cuenta que pueden haberse tomado múltiples agentes.

Síntomas

La sobredosis de benzodiazepinas generalmente se manifiesta por diversos grados de depresión del sistema nervioso central que van desde la somnolencia hasta el coma. En los casos leves, los síntomas incluyen somnolencia, confusión mental, reacciones paradójicas, disartria y letargo. En los casos más graves, y especialmente cuando se ingirieron otras drogas o alcohol, los síntomas pueden incluir ataxia, hipotonía, hipotensión, depresión cardiovascular, depresión respiratoria, estado hipnótico, coma y muerte.

administración

Se recomiendan medidas generales de apoyo y sintomáticas; los signos vitales deben ser monitoreados y el paciente debe ser observado de cerca. Cuando existe el riesgo de aspiración, no se recomienda la inducción de la emesis. El lavado gástrico puede estar indicado si se realiza poco después de la ingestión o en pacientes sintomáticos. La administración de carbón activado también puede limitar la absorción del fármaco. La hipotensión, aunque poco probable, por lo general se puede controlar con la inyección de bitertrato de norepinefrina. Lorazepam es pobremente dializable. El glucurónido de lorazepam, el metabolito inactivo, puede ser altamente dializable.

El antagonista de la benzodiazepina flumazenil puede usarse en pacientes hospitalizados como un complemento y no como un sustituto del tratamiento adecuado de la sobredosis de benzodiazepinas. El prescriptor debe tener en cuenta el riesgo de convulsiones asociado con el tratamiento con flumazenil, particularmente en los usuarios de benzodiazepinas a largo plazo y en las sobredosis de antidepresivos cíclicos . El prospecto completo de Flumazenil, incluidas las Contraindicaciones, Advertencias y Precauciones, debe consultarse antes de su uso.

CONTRAINDICACIONES

Ativan (lorazepam) está contraindicado en pacientes con

  • hipersensibilidad a las benzodiazepinas oa cualquier componente de la formulación.
  • glaucoma agudo de ángulo estrecho.

FARMACOLOGÍA CLÍNICA

Los estudios en voluntarios sanos muestran que en dosis únicas altas Ativan (lorazepam) tiene una acción tranquilizante en el sistema nervioso central sin efectos apreciables en los sistemas respiratorio o cardiovascular.

Ativan (lorazepam) se absorbe fácilmente con una biodisponibilidad absoluta del 90 por ciento. Las concentraciones máximas en plasma ocurren aproximadamente 2 horas después de la administración. El nivel plasmático máximo de lorazepam a partir de una dosis de 2 mg es de aproximadamente 20 ng / ml.

La vida media del lorazepam no conjugado en el plasma humano es de aproximadamente 12 horas y para su principal metabolito, lorazepam glucurónido, aproximadamente 18 horas. A concentraciones clínicamente relevantes, el lorazepam se une aproximadamente en un 85% a las proteínas plasmáticas. Ativan (lorazepam) se conjuga rápidamente en su grupo 3-hidroxi en lorazepam glucurónido, que luego se excreta en la orina. El glucurónido de lorazepam no tiene actividad CNS demostrable en animales.

Los niveles plasmáticos de lorazepam son proporcionales a la dosis administrada. No hay evidencia de acumulación de lorazepam en la administración hasta seis meses.

Los estudios que comparan sujetos jóvenes y ancianos han demostrado que el avance de la edad no tiene un efecto significativo en la farmacocinética del lorazepam. Sin embargo, en un estudio que involucró dosis intravenosas únicas de 1.5 a 3 mg de Ativan Injection, el clearance corporal medio total de lorazepam disminuyó en un 20% en 15 sujetos ancianos de 60 a 84 años de edad en comparación con 15 sujetos más jóvenes de 19 a 38 años. años de edad.

INFORMACIÓN DEL PACIENTE

Para asegurar el uso seguro y efectivo de Ativan (lorazepam), se debe informar a los pacientes que, dado que las benzodiazepinas pueden producir dependencia psicológica y física, es aconsejable que consulten con su médico antes de aumentar la dosis o suspender abruptamente este medicamento.

Categorías Más Populares