Poliarteritis Nodosa

Anonim

Datos de Poliarteritis nodosa (PAN)

  • La poliarteritis nodosa es una enfermedad autoinmune que afecta las arterias.
  • Las áreas comunes afectadas incluyen los músculos, las articulaciones, los intestinos (intestinos), los nervios, los riñones y la piel.
  • El diagnóstico de poliarteritis nodosa se confirma mediante una biopsia de tejido o angiografía implicados.
  • El tratamiento está dirigido a disminuir la inflamación de las arterias.

¿Qué es la poliarteritis nodosa (PAN)?

La poliarteritis nodosa es una rara enfermedad autoinmune con inflamación espontánea de las arterias (arteritis, una forma de inflamación de los vasos sanguíneos o "vasculitis"). Las enfermedades autoinmunes se caracterizan por un sistema inmune hiperactivo y mal dirigido que ataca el propio cuerpo. Debido a que las arterias están involucradas, la enfermedad puede afectar cualquier órgano del cuerpo. Las áreas más comunes de afectación incluyen los músculos, las articulaciones, los intestinos (intestinos), los nervios, los riñones y la piel. La mala función o dolor en cualquiera de estos órganos puede ser un síntoma. El suministro deficiente de sangre a los intestinos puede causar dolor abdominal, muerte intestinal local y hemorragia. La fatiga, la pérdida de peso y la fiebre son comunes. La poliarteritis nodosa a menudo se abrevia PAN.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo para la poliarteritis nodosa?

La poliarteritis nodosa es más común en personas de mediana edad. Se desconoce su causa, pero se ha informado después de la infección de hepatitis B. La poliarteritis no se siente como una condición hereditaria.

¿Cuáles son los síntomas y signos de poliarteritis nodosa?

La poliarteritis nodosa causa síntomas y signos que son el resultado de una lesión en los vasos sanguíneos. Por lo tanto, los síntomas y signos dependen de qué vasos se ven afectados y en qué grado. Esto puede provocar daños o lesiones en los órganos. Por ejemplo, si los vasos sanguíneos que irrigan los nervios o los músculos se ven afectados, los nervios o los músculos se pueden dañar. Si se ven afectados los vasos sanguíneos de los riñones, puede producirse daño renal con sangre en la orina. Los síntomas y signos pueden incluir fatiga, pérdida de peso, presión arterial alta, dolor muscular (mialgia), dolor en las articulaciones (artralgia), dolor testicular, livido reticular, daño a los nervios y dolor abdominal.

¿Cómo se diagnostica la poliarteritis nodosa?

El diagnóstico se basa en pruebas que indican inflamación, incluida la elevación de la velocidad de sedimentación sanguínea y la proteína C reactiva. El recuento de glóbulos blancos y el recuento de plaquetas pueden estar elevados, mientras que el recuento de glóbulos rojos está disminuido (anemia). El virus de la hepatitis B (prueba de antígeno o anticuerpo) se puede encontrar en 10% -20% de los pacientes con poliarteritis nodosa. Las pruebas de orina pueden mostrar proteínas y glóbulos rojos en la orina. En pacientes con nervios afectados, las pruebas de conducción nerviosa son anormales.

El diagnóstico de poliarteritis nodosa se confirma mediante una biopsia del tejido afectado que revela los vasos sanguíneos inflamados (vasculitis). Los ejemplos de tejidos que a veces se biopsian incluyen nervios, músculos, riñones e intestinos. La vasculitis del intestino y los riñones a menudo se puede detectar con un angiograma (prueba de rayos X, mientras que el "tinte" de contraste se infunde en los vasos sanguíneos).

El Colegio Americano de Reumatología estableció criterios para la clasificación de poliarteritis nodosa en 1990. Para fines de clasificación (para agrupar pacientes para estudios médicos), se dice que un paciente tiene poliarteritis nodosa si al menos tres de los 10 criterios siguientes están presentes:

  1. Pérdida de peso mayor que / igual a 4 kg
  2. Livedo reticularis (una decoloración moteada de la piel purpurina sobre las extremidades o el torso)
  3. Dolor o sensibilidad en el testículo (de vez en cuando, un sitio biopsia para el diagnóstico)
  4. Dolor muscular, debilidad o sensibilidad en las piernas
  5. Enfermedad de los nervios (ya sea simple o múltiple)
  6. Presión arterial diastólica mayor de 90 mm Hg (presión arterial alta)
  7. Pruebas de sangre en el riñón elevadas (BUN mayor a 40 mg / dl o creatinina mayor a 1.5 mg / dl)
  8. Pruebas del virus de la hepatitis B positivas (para antígeno de superficie o anticuerpo)
  9. Arteriograma (angiograma) que muestra las arterias dilatadas (aneurismas) o estrechadas por la inflamación de los vasos sanguíneos
  10. Biopsia de tejido que muestra la arteritis (típicamente arterias inflamadas)

¿Cuál es el tratamiento para la poliarteritis nodosa?

La poliarteritis es una enfermedad grave que puede ser fatal. El tratamiento se dirige a disminuir la inflamación de las arterias mediante la supresión del sistema inmune. Los medicamentos utilizados para tratar la poliarteritis nodosa incluyen altas dosis de cortisona intravenosa y oral, como la prednisona, así como medicamentos inmunosupresores como la ciclofosfamida (Cytoxan) o la azatioprina (Imuran).

$config[ads_text5] not found

Cuando la hepatitis B está presente en pacientes con poliarteritis, se usan medicamentos antivirales (como vidarabina e interferón-alfa) como tratamientos primarios. Los tratamientos han incluido varias combinaciones de medicamentos antivirales, intercambio de plasma y medicamentos inmunosupresores.

¿Cuál es el pronóstico de la poliarteritis nodosa?

El pronóstico para los pacientes con poliarteritis nodosa depende del grado de daño a los órganos afectados y la respuesta a los tratamientos. Para aquellos pacientes con infección por hepatitis B subyacente, la erradicación del virus es esencial para un resultado óptimo.

¿Se puede prevenir la poliarteritis nodosa?

La única prevención para poliarteritis nodosa es evitar el riesgo de hepatitis B.

Categorías Más Populares